Sep 3, 2018   |   Por    |    Comunicación

La reutilización de libros y los ebooks como forma de ahorro y cuidado ambiental

Algunos colegios ya cuentan con programas. Los famosos eBooks son una alternativa.

María Altamirano tiene un hijo en un establecimiento educativo privado de Quito. Ella afirma que antes gastaba alrededor de 200 dólares anuales solo en textos. “Ahora la institución compra los libros y presta a los estudiantes con el compromiso de cuidarlos y devolverlos”, concluye.

Desde 2013, esa institución educativa incorporó un sistema de ‘Préstamo anual de libros y textos escolares’ con el fin de brindar una forma de ahorro a los padres de familia y cuidar el medio ambiente. De acuerdo con la Agenda Regulatoria 2018 – 2021 del Ministerio de Educación, y con el fin de perfeccionar el modelo educativo, esta establece la “regulación para normar la reutilización de los textos escolares”.

Aunque esta ficha no precisa el número de establecimientos educativos que cuentan con programas de reutilización de libros, ya son algunos los lugares que apuestan a esta propuesta de economía y sensibilización con el ambiente. Con esto coincide María Cecilia Dávila, coordinadora de biblioteca de otra unidad educativa privada de Cumbayá. Ella asegura que esta institución incorporó este sistema de reciclaje de textos desde 2005.

Nuestra idea es presentar al padre de familia una alternativa de ahorro”, afirma. Pese a que en este sistema de reutilización no se incluyen libros de actividades, el colegio presta textos de literatura, ciencias y, en algunos casos, matemáticas. La única regla que deben cumplir los estudiantes es cuidar los textos hasta el final del año escolar, caso contrario, tendrán que devolver un ejemplar nuevo.

Otras opciones tecnológicas

Los ‘ebooks’ son presentaciones electrónicas de libros. Son accesibles y se los puede descargar en diferentes dispositivos electrónicos como computadores, tablets, celulares o kindle (lector de libros electrónicos). José Rivera, consultor de nuevas tecnologías y marketing digital, asegura que los ‘ebooks’ pueden ser otra alternativa para abaratar costos a la hora de adquirir la lista de útiles.

No solo se trata de economizar sino también de optimizar el uso del papel” afirma Rivera. Esto también genera un ahorro para las casas editoriales que deben gastar en la impresión y distribución de los textos, es otro punto en el que enfatiza.

Según Annamarie de Pierola, gerente editorial de ‘Lo que leo’ de Santillana, “los libros digitales cuestan un 50% menos del valor de uno físico”. Sin embargo, lo que ella siempre fomenta es la lectura sin importar el soporte. (MFUC)

35% de los árboles talados en el mundo se utilizan para la producción de papel.

Contexto original: La Hora 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *